La Lógica del Botellón

A menudo, las palabras socializar y alcohol van de la mano para nuestros jóvenes y más si se habla de botellón.

Pero… ¿Qué pasaría si les introdujésemos este tema a través de un sobre escondido en el salón parroquial, el cual tenían que encontrar?

Fuera competiciones y como muy bien hicieron saber, esta dinámica simplemente quería descubrir como nuestros chicos y chicas se sentían al tratar una forma de diversión entre adolescentes que está muy a la orden del día.

Por qué… ¿cuáles son las razones que llevan a beber?

Para ello nos acompañó María, una joven ficticia de edad, origen y gustos similares (en la medida de lo posible) a los integrantes que forman parte del grupo.

Gracias a ella, se abordaron muchos motivos que explicaban dicha conducta, pero también distintas alternativas con interesantes reflexiones como la clasificación del alcohol como droga, la salud mental o el mensaje oculto de ciertas canciones.

¿Y tú que te propones para este año?

Para terminar la sesión y ya siendo un clásico de estas fechas, no se podían dejar pasar los propósitos de año nuevo.

Retomando los que se escribieron el año pasado y ayudados de la intervención de la psicóloga @silviacongost en el programa Mejor Contigo de @rtve nuestros adolescentes volvieron a escribir unos propósitos que se espera que puedan cumplir a lo largo del año.

¡Permanezcan atentos porque se vienen cositas!

Jornada de la Infancia Misionera

Hoy 16 de Enero la Iglesia celebra la Jornada de la Infancia Misionera en España.

Este año esta campaña se presenta bajo el lema: “¡Luz para el mundo!”

¿Quieres conocer todos los recursos que se ofrecen para trabajar esta campaña?

Pulsa en los siguientes enlaces:

Accede a la revista al completo: ILUMINARÉ.
Mensaje del Papa Francisco para la Jornada de la Infancia Misionera.
Accede a la oración de este año.
Accede a todos sus materiales.
¡Acompaña a Jesús en este recorrido!

Guías para trabajar la dimensión misionera de los niños a través de un itinerario de cuatro años:

Infancia Misionera eres tú.

Pero también son los niños de otros países que cuentan al mundo que Jesús es nuestro amigo.

Y entre hermanos nos ayudamos todos.

Rezamos, vivimos como Jesús y compartimos nuestros dones.

Es hermoso que los niños, desde pequeños, puedan contar a sus amigos la historia de Jesús.

Y que puedan aprender a pensar en las personas, en los pueblos y mundos lejanos, por los que también ellos puedan rezar alguna oración o hacer una pequeña ofrenda.

¿Qué es la Infancia Misionera?

La Jornada de Infancia Misionera es la gran fiesta misionera de los niños.

 En España se celebra el cuarto domingo de enero.

En esta obra los niños ejercen como pequeños misioneros y son protagonistas de la Evangelización. 

Esta jornada cuenta con tres formas de enseñar a los niños el espíritu misionero: a través de la oración, ayudando a los que tenemos más cerca y compartiendo con las personas que lo necesitan.

Los misioneros pueden cambiar la vida de muchas personas.

Ayúdales  a que puedan seguir desarrollando su labor en las misiones.

¡Tu donativo es importante!

¡Los niños del mundo te necesitan! ¿Colaboras? ¡Dale click!
II Domingo del tiempo ordinario (para niños)

Bodas de Caná

Juan 2, 1-12

En aquel tiempo había una boda en Caná de Galilea y la madre de Jesús estaba allí; Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda.

Faltó el vino, y la madre de Jesús le dijo: – No les queda vino.

Jesús le contestó: – Mujer, déjame, todavía no ha llegado mi hora.

Su madre dijo a los sirvientes: – Haced lo que él diga.

Había allí colocadas seis tinajas de piedra, para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una.

Jesús les dijo: – Lllenad las tinajas de agua.

Y las llenaron hasta arriba.

Entonces les mandó: – Sacad ahora, y llevádselo al mayordomo.

Ellos se lo llevaron. El mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber de dónde venía (los sirvientes sí lo sabían, pues habían sacado el agua), y entonces llamó al novio y le dijo: – Todo el mundo pone primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el peor; tú, en cambio, has guardado el vino bueno hasta ahora.

Así, en Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria y creció la fe de sus discípulos en él.

Después bajo a Cafarnaún con su madre y sus hermanos y sus discípulos, pero no se quedaron allí muchos días.

Evangelio dialogado

Narrador: En aquel tiempo había una boda en Caná de Galilea y la madre de Jesús estaba allí, Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda.

NIÑO1: ¿Y qué tiene que ver una boda con Jesús?

NIÑO2: Pues yo pienso que si invitaron a Jesús hizo bien en acudir; además, ¿no has oído que estaba también su madre?

NIÑO1: Sí, y los discípulos, que eran doce. ¡Vaya gasto para los novios!

Narrador: Tenéis razón. Era costumbre invitar a todos los parientes y amigos, y las celebraciones duraban varios días. Los invitados comían, bebían, bailaban…

NIÑO2: ¿Jesús también? Yo no me lo imagino.

Narrador: Desde luego que sí; le gustaba ver feliz a los demás y participar en su alegría. Pero, pasados los primeros días surgió un problema.

NIÑO1: Ya me lo imagino. Con tanta gente, seguro que se terminó la comida.

NIÑO2: ¡Vaya corte! Eso sí que sería demasiado.

Narrador: Sí. Los novios no tenían mucho dinero, y el vino, que solía beberse en abundancia, comenzó a escasear. Escuchad lo que dijo el criado:

CRIADO: Nos estamos quedando sin vino, y la gente sigue pidiendo. ¡Más vino, queremos más vino!

MARÍA: Jesús, hijo, no les queda vino.

JESÚS: Tranquila, mujer; nosotros somos invitados. ¡Qué nos importa a ti y a mí! Mira, todavía no ha llegado la hora de manifestarme.

MARÍA: Vosotros, los que servís la mesa. Haced lo que Él os diga.

JESÚS: ¿Tenéis tinajas grandes?

CRIADO: Sí, tenemos seis tinajas que son para las purificaciones. En ellas caben lo menos cien litros de agua.

JESÚS: Está bien. Id y llenadlas de agua hasta el borde. Una vez llenas, lleváis un vaso al mayordomo para que lo pruebe.

Narrador: El mayordomo probó luego del vaso, lo paladeó apreciando el contenido, y se fue en busca del novio.

Mayordomo: Todo el mundo pone primero el vino bueno y deja el malo para el final, cuando todos están ya bebidos.

NOVIO: ¡Claro!, así debe ser.

Mayordomo: Entonces, no entiendo por qué mandas tú sacar ahora el vino mejor.

NOVIO: ¿Yo…? ¡No entiendo nada! Si no debía quedar más vino…

Narrador: Y así fue, cómo en Caná de Galilea, Jesús comenzó sus signos. Así manifestó su gloria y creció la fe de sus discípulos. Creyeron más en Jesús. Después bajó a Cafarnaún con su madre y sus discípulos. Pero no se quedaron allí muchos días.

Dibujo realizado por:

Fr. Félix Hernández Mariano

Elaborado por:

Dominicos

II Domingo del Tiempo Ordinario

Primera lectura

Lectura del Libro de Isaías 62,1-5

Por amor a Sión no callaré,
por amor de Jerusalén no descansaré,
hasta que rompa la aurora de su justicia,
y su salvación llamee como antorcha.
Los pueblos verán tu justicia,
y los reyes tu gloria;
te pondrán un nombre nuevo,
pronunciado por la boca del Señor.
Serás corona fúlgida en la mano del Señor
y diadema real en la palma de tu Dios.
Ya no te llamarán «Abandonada»,
ni a tu tierra «Devastada»;
a ti te llamarán «Mi predilecta»,
y a tu tierra «Desposada»,
porque el Señor te prefiere a ti,
y tu tierra tendrá un esposo.
Como un joven se desposa con una doncella,
así te desposan tus constructores.
Como se regocija el marido con su esposa,
se regocija tu Dios contigo.

Salmo

Contad las maravillas del Señor a todas las naciones

Cantad al Señor un cántico nuevo,
cantad al Señor, toda la tierra;
cantad al Señor, bendecid su nombre. R.

Proclamad día tras día su victoria.
Contad a los pueblos su gloria,
sus maravillas a todas las naciones. R.

Familias de los pueblos, aclamad al Señor,
aclamad la gloria y el poder del Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor. R.

Postraos ante el Señor en el atrio sagrado,
tiemble en su presencia la tierra toda.
Decid a los pueblos: «El Señor es rey:
él gobierna a los pueblos rectamente». R.

Segunda lectura

Lectura de la primera carta de San Pablo a los Corintios 12,4-11

Hermanos:
Hay diversidad de carismas, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de actuaciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos.
Pero a cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu para el bien común.
Y así uno recibe del Espíritu el hablar con sabiduría; otro, el hablar con inteligencia, según el mismo Espíritu. Hay quien, por el mismo Espíritu, recibe el don de la fe; y otro, por el mismo Espíritu, don de curar. A éste le ha concedido hacer milagros; a aquél, profetizar. A otro, distinguir los buenos y malos espíritus. A uno, la diversidad de lenguas; a otro, el don de interpretarlas.
El mismo y único Espíritu obra todo esto, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.

Evangelio del día

Lectura del santo Evangelio según San Juan 2, 1-11

En aquel tiempo, había una boda en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda.
Faltó el vino, y la madre de Jesús le dice:
«No tienen vino».
Jesús le dice:
«Mujer, ¿qué tengo yo que ver contigo? Todavía no ha llegado mi hora».
Su madre dice a los sirvientes:
«Haced lo que él os diga».
Había allí colocadas seis tinajas de piedra, para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una.
Jesús les dice:
«Llenad las tinajas de agua».
Y las llenaron hasta arriba.
Entonces les dice:
«Sacad ahora y llevadlo al mayordomo».
Ellos se lo llevaron.
El mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber de dónde venía (los sirvientes sí lo sabían, pues habían sacado el agua), y entonces llama al esposo y le dice:
«Todo el mundo pone primero el vino bueno y, cuando ya están bebidos, el peor; tú, en cambio, has guardado el vino bueno hasta ahora».
Este fue el primero de los signos que Jesús realizó en Caná de Galilea; así manifestó su gloria y sus discípulos creyeron en él.

NOCHE ALTERNATIVA 2022

¡Llega una nueva edición de la Noche Alternativa!

La Delegación de Juventud organiza esta actividad de carácter formativo, dinámico y festivo para el viernes 4 de febrero de 21 a 23:30 h.

El lugar de encuentro será en el Colegio Santa María La Nueva-San José Artesano y en la Parroquia de la Inmaculada.

Los destinatarios son los adolescentes entre 12 y 17 años.

Este año la temática girará en torno al Camino de Santiago debido a que este verano tendrá lugar la Peregrinación Europea de Jóvenes (PEJ).

¿Quieres profundizar sobre ella? Clickea para descargarte el material elaborado.

La inscripción puede hacerse online hasta el 1 de febrero a través del siguiente enlace: https://forms.gle/kqvHiUg5uarrf8JW9  

Su precio es de 2 €.

A continuación,  te mostramos la programación del evento:

¿Te apuntas?

El Bautismo del Señor (para niños)

Bautismo de Jesús

Lucas 3, 15-16,21-22

En aquel tiempo, el pueblo estaba en expectación y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él tomó la palabra y dijo a todos: -Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias.

El os bautizará con Espíritu Santo y fuego.

En un bautismo general, Jesús también se bautizó.

Y, mientras oraba, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo sobre él en forma de paloma, y vino una voz del cielo: -Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto.

Elaborado por:

Dominicos

Bautismo del Señor

Primera lectura

Lectura del Profeta Isaías 40,1-5. 9-11

«Consolad, consolad a mi pueblo
–dice vuestro Dios–;
hablad al corazón de Jerusalén,
gritadle,
que se ha cumplido su servicio
y está pagado su crimen,
pues de la mano del Señor ha recibido
doble paga por sus pecados».
Una voz grita:
«En el desierto preparadle
un camino al Señor;
allanad en la estepa
una calzada para nuestro Dios;
que los valles se levanten,
que montes y colinas se abajen,
que lo torcido se enderece
y lo escabroso se iguale.
Se revelará la gloria del Señor,
y la verán todos juntos
–ha hablado la boca del Señor–».
Súbete a un monte elevado,
heraldo de Sion;
alza fuerte la voz,
heraldo de Jerusalén;
álzala, no temas,
di a las ciudades de Judá:
«Aquí está vuestro Dios.
Mirad, el Señor Dios llega con poder
y con su brazo manda.
Mirad, viene con él su salario
y su recompensa lo precede.

Salmo

Bendice, alma mía, al Señor: ¡Dios mío, qué grande eres!

¡Dios mío, qué grande eres!
Te vistes de belleza y majestad,
la luz te envuelve como un manto.
Extiendes los cielos como una tienda. R.

Construyes tu morada sobre las aguas,
las nubes te sirven de carroza,
avanzas en las alas del viento;
los vientos te sirven de mensajeros;
el fuego llameante, de ministro. R.
 
Cuántas son tus obras, Señor,
y todas las hiciste con sabiduría;
la tierra está llena de tus criaturas.
Ahí está el mar: ancho y dilatado,
en él bullen, sin número,
animales pequeños y grandes. R.
Todos ellos aguardan
a que les eches comida a su tiempo:
se las echas y la atrapan;
abres tu mano, y se sacian de bienes. R.
Escondes tu rostro, y se espantan;
les retiras el aliento, y expiran
y vuelven a ser polvo;
envías tu espíritu, y los creas,
y repueblas la faz de la tierra. R.

 

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol San Pablo a Tito 2,11-14; 3,4-7

Querido hermano:
Se ha manifestado la gracia de Dios, que trae la salvación para todos los
hombres, enseñándonos a que, renunciando a la impiedad y a los deseos
mundanos, llevemos ya desde ahora una vida sobria, justa y piadosa, aguardando
la dicha que esperamos y la manifestación de la gloria del gran Dios y
Salvador nuestro, Jesucristo, el cual se entregó por nosotros para rescatarnos
de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo de su propiedad, dedicado
enteramente a las buenas obras.
Mas cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador y su amor al
hombre, no por las obras de justicia que hubiéramos hecho nosotros, sino,
según su propia misericordia, nos salvó por el baño del nuevo nacimiento y
de la renovación del Espíritu Santo, que derramó copiosamente sobre nosotros
por medio de Jesucristo nuestro Salvador, para que, justificados por su
gracia, seamos, en esperanza, herederos de la vida eterna.

Evangelio del día

Lectura del santo Evangelio según San Lucas 3,15-16. 21-22

En aquel tiempo, el pueblo estaba expectante, y todos se preguntaban en su
interior si Juan no sería el Mesías; Juan les respondió dirigiéndose a todos:
–Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, a quien no
merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu
Santo y fuego.
Y sucedió que, cuando todo el pueblo era bautizado, también Jesús fue bautizado;
y, mientras oraba, se abrieron los cielos, bajó el Espíritu Santo sobre
él con apariencia corporal semejante a una paloma y vino una voz del cielo:
–Tú eres mi Hijo, el amado; en ti me complazco.

¡Los Reyes Magos nos visitan!

Ayer, jueves día 6 en el que celebrábamos la Epifanía del Señor, en la Misa de Familias a las 12:00 h, tuvimos una visita muy especial.

Sus Majestades: Melchor, Gaspar y Baltasar, los Reyes Magos de Oriente se acercaron a nuestra parroquia.

Durante la celebración, participaron en las lecturas, en la homilía nos contaron como vivieron ellos la primera Navidad,  y remataron su intervención realizando las peticiones. 

¡Pero eso no fue todo!

Al finalizar la Eucaristía, mientras los feligreses se acercaban a adorar al Niño Jesús, sus majestades hicieron entrega a los niños y niñas de un cono de chuches y a los adultos de una bolsita de caramelos.

¿Te perdiste su visita? ¡Dale click para verla!
Epifanía del Señor (para niños)

Adoración de los Magos

Mateo 2, 1-12

Jesús nació en Belén de Judá en tiempos del rey Herodes.

Entonces, unos Magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: -¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo.

Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó, y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos pontífices y a los letrados del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías.

Ellos le contestaron: – En Belén de Judá, porque así lo ha escrito el profeta: “Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judá; pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel”:

Entonces Herodes llamó en secreto a los Magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: – Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño, y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo.

Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño.

Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría.

Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.

Y habiendo recibido en sueños un oráculo para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino.

Dibujo realizado por:

Fr. Félix Hernández Mariano

Elaborado por:

Dominicos

Epifanía del Señor

Primera lectura

Lectura del Profeta Isaías 60,1-6

¡Levántate y resplandece, Jerusalén,
porque llega tu luz;
la gloria del Señor amanece sobre ti!
Las tinieblas cubren la tierra,
la oscuridad, los pueblos,
pero sobre ti amanecerá el Señor,
y su gloria se verá sobre ti.
Caminarán los pueblos a tu luz,
los reyes al resplandor de tu aurora.
Levanta la vista en torno, mira:
todos esos se han reunido, vienen hacia ti;
llegan tus hijos desde lejos,
a tus hijas las traen en brazos.
Entonces lo verás, y estarás radiante;
tu corazón se asombrará, se ensanchará,
porque la opulencia del mar se vuelca sobre ti,
y a ti llegan las riquezas de los pueblos.
Te cubrirá una multitud de camellos,
dromedarios de Madián y de Efá.
Todos los de Saba llegan trayendo oro e incienso,
y proclaman las alabanzas del Señor.

Salmo

Se postrarán ante ti, Señor, todos los pueblos de la tierra

Dios mío, confía tu juicio al rey,
tu justicia al hijo de reyes,
para que rija a tu pueblo con justicia,
a tus humildes con rectitud. R.

En sus días florezca la justicia
y la paz hasta que falte la luna;
domine de mar a mar,
del Gran Río al confín de la tierra. R.
 

Los reyes de Tarsis y de las islas
le paguen tributo.
Los reyes de Saba y de Arabia
le ofrezcan sus dones;
póstrense ante él todos los reyes,
y sírvanle todos los pueblos. R.

Él librará al pobre que clamaba,
al afligido que no tenía protector;
él se apiadará del pobre y del indigente,
y salvará la vida de los pobres. R.

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol San Pablo a los Efesios 3,2-3a. 5-6

Hermanos:
Habéis oído hablar de la distribución de la gracia de Dios que se me ha dado
en favor de vosotros, los gentiles.
Ya que se me dio a conocer por revelación el misterio, que no había sido manifestado
a los hombres en otros tiempos, como ha sido revelado ahora por
el Espíritu a sus santos apóstoles y profetas: que también los gentiles son
coherederos, miembros del mismo cuerpo, y partícipes de la misma promesa
en Jesucristo, por el Evangelio.

Evangelio del día

Lectura del santo Evangelio según San Mateo 2,1-12

Habiendo nacido Jesús en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, unos
magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando:
–¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir
su estrella y venimos a adorarlo.
Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó y toda Jerusalén con él; convocó a
los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenía
que nacer el Mesías.
Ellos le contestaron:
–En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta:
«Y tú, Belén, tierra de Judá,
no eres ni mucho menos la última
de las poblaciones de Judá,
pues de ti saldrá un jefe
que pastoreará a mi pueblo Israel».
Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el
tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles:
–Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis,
avisadme, para ir yo también a adorarlo.
Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino y, de pronto, la estrella
que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima
de donde estaba el niño.
Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron
al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después,
abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.
Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes,
se retiraron a su tierra por otro camino.