IV Domingo de Cuaresma

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 3, 14-21

En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo:
«Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna.
Porque tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna.
Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.
El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Unigénito de Dios.
Este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra el mal detesta la luz, y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras.
En cambio, el que obra la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios».

Palabra de Dios.

II Domingo del Tiempo Ordinario

Primera lectura Lectura del Libro de Isaías 62,1-5 Por amor a Sión no callaré,por amor …

Bautismo del Señor

Primera lectura Lectura del Profeta Isaías 40,1-5. 9-11 «Consolad, consolad a mi pueblo –dice vuestro …

Epifanía del Señor

Primera lectura Lectura del Profeta Isaías 60,1-6 ¡Levántate y resplandece, Jerusalén, porque llega tu luz; …

II Domingo de Navidad

Primera lectura Lectura del Libro del Eclesiástico 24,1-2. 8-12 La sabiduría hace su propia alabanza, …

Santa María, Madre de Dios

Primera lectura Lectura del Libro de los Números 6,22-27 El Señor habló a Moisés: –Di …

Sagrada Familia

Primera lectura Lectura del Primer Libro de Samuel 1,20-22.24-28 Al cabo de los días Ana …