II DOMINGO DE CUARESMA – CUARESMA 2024

Evangelio del día

Lectura del SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS

(9, 2-10)

En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, subió aparte con ellos solos a un monte alto, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo.
Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús.
Entonces Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús:
«Maestro, ¡qué bueno es que estemos aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías».
No sabía qué decir, pues estaban asustados.
Se formó una nube que los cubrió y salió una voz de la nube:
«Este es mi Hijo, el amado; escuchadlo».
De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos.
Cuando bajaban del monte, les ordenó que no contasen a nadie lo que habían visto hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos.
Esto se les quedó grabado y discutían qué quería decir aquello de resucitar de entre los muertos.

Palabra de Dios.

Reflexión

Muchas veces parece que queremos vivir grandes aventuras, pero sin salir de casa: adelgazar sin esforzarnos, aprobar sin estudiar, que nos perdonen sin nosotros hacer nada ni cambiar…

Nos pueda pasar como a Pedro en este relato: Qué bien se está aquí. Sí, en contacto con Dios. Pero ese encuentro que Dios nos concede, requiere esfuerzo.

Pedro ha tenido que sacrificarse, ponerse en marcha, “subir a la montaña” para luego bajar, bajar a las profundidades de su ser, para descubrir a Jesús como Señor, como el Hijo amado de Dios del que necesitamos escuchar su Palabra.

En silencio…

  1. Este hecho ocurre después de que Jesús explique a los discípulos que tendrá que sufrir, morir y resucitar… Con esta experiencia les da ánimos y alimenta su esperanza para poder intuir que “todo acabará bien”. ¿Dónde alimentas tú tu esperanza?
  2. ¿Tienes momentos de “subir a la montaña”, de alejarte de voces que no te dejan escuchar la voz del Señor?
  3. ¿Has vivido alguna vez la experiencia de Pedro en contacto con Jesús, que te lleva a decir: “Qué bien se está aquí”?

Oremos con Jesús a Dios Padre

Señor Jesús, gracias porque en el evangelio de hoy has querido dejarnos ver de algún modo la divinidad que llevas dentro. En esto consiste la transfiguración: dejar ver la plenitud divina de tu cuerpo glorioso. Por eso se oyó la voz del Padre afirmando: “Este es mi Hijo, el amado; escuchadlo”. Y por eso Pedro se sintió movido a decir: “Qué bien se está aquí”.

Sí, queremos escuchar tu Palabra. Sabemos que tú nos escuchas siempre que te invocamos con confianza. La experiencia de estar contigo es un anticipo del gozo que supone la gloria del cielo. Me agrada contemplar, Señor, esta experiencia del Tabor; y así participar de algún modo, por medio de la oración, de tu gozosa compañía.

Amén.

I DOMINGO DE CUARESMA -CUARESMA 2024-

Evangelio del día

Lectura del SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS

(1, 12-15)

En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, siendo tentado por Satanás; vivía con las fieras y los ángeles lo servían. Después de que Juan fue entregado, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios; decía:
–Se ha cumplido el tiempo y está cerca el Reino de Dios. Convertíos y creed en el Evangelio.

Palabra de Dios.

Reflexión

Los atletas, antes de realizar una prueba difícil, se concentran, se entrenan y comprueban si están preparados o no para participar en ella.

Eso mismo hizo Jesús, antes de dar comienzo al anuncio del Evangelio: se retiró al desierto y cogió fuerzas para cumplir su misión.

Nosotros somos tentados de ser apartados de nuestra tarea como cristianos. Sin embargo, frente al egoísmo, la comodidad, la pereza, la envidia… siempre elegimos estar cerca de Él.

En silencio…

Jesús sabe que somos débiles y caemos en la tentación.

Durante esta semana; ¿Por qué no pasas un ratito con las personas que quieres?

Pero para eso, tendrás que dejar cosas: dejar el móvil, el ordenador, dejar de ver tanto la tele…

¡Nadie dijo que fuera fácil!

¡Adelante!

Oremos con Jesús a Dios Padre

Señor Jesús, me complace saber que también tú tuviste la experiencia de la tentación. No caíste en ella, pero la sufriste. Porque eres en todo semejante a nosotros, menos en el pecado. Apoyados en tu ejemplo, y sobre todo con tu ayuda, te pedimos una y otra vez “no nos dejes caer en la tentación”. Bien sabes nuestra debilidad.

En este tiempo de cuaresma necesitamos ir de vez en cuando al desierto de la oración, como hiciste tú. Y alimentarnos con tu Palabra de verdad y de vida. Está escrito: no sólo de pan vive el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios.

Amén.

MIÉRCOLES DE CENIZA – CUARESMA 2024-

Evangelio del día

Lectura del SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO

(6,1-6.16-18)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario, no tenéis recompensa de vuestro Padre celestial.

Por tanto, cuando hagas limosna, no mandes tocar la trompeta ante ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles para ser honrados por la gente; en verdad os digo que ya han recibido su recompensa.

Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

Cuando recéis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vean los hombres. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa.

Tú, en cambio, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo recompensará.

Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas que desfiguran sus rostros para hacer ver a los hombres que ayunan. En verdad os digo que ya han recibido su paga.

Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no los hombres, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará».

Palabra de Dios.

Reflexión

Hoy damos comienzo a la Cuaresma.

Tiempo de cuarenta días en el que podemos cambiar todo aquello que nos impide estar cerca de Jesús y de los demás.

Es centrarnos en algo más que en nosotros.

El Señor siempre nos lo recompensará.

En silencio…

  1. La imposición de la ceniza forma parte de la liturgia de este día, miércoles de ceniza. ¿Qué sentido tiene para ti recibir un poco de ceniza en tu cabeza?
  2. Jesús hoy nos habla de dar limosna, de orar y de ayunar. ¿Sabes lo que es cada una de estas cosas?
  3. Además, nos pide que lo hagamos, no para quedar bien ante los demás, sino ante Dios. ¿Qué cosas en tu vida haces o dejas de hacer en atención al qué dirán?

Oremos con Jesús a Dios Padre

Señor Jesús, tú me llamas hoy, con el gesto de la ceniza, a emprender un nuevo camino en mi vida cristiana. Tu evangelio nos marca la dirección a seguir en este camino: amar, y por tanto, caridad con el prójimo; orar, y por tanto, dar espacio a Dios en mi vida; ayunar, y por tanto, abstenerme de todo aquello que me quita libertad y resta valor a mi vida. Y todo ello, con sinceridad. Tú siempre eres amigo de la verdad.

Ayúdame, Señor Jesús, a avanzar en este camino de cuaresma que me lleva a la alegría de Pascua, a una nueva vida de amor, gozo y paz.

Amen.

CALENDARIO CUARESMA -2024-

CUARESMA

Un año más comenzamos la aventura de la Cuaresma.

Durante 40 días vamos a recorrer un camino de la mano de Jesús en el que Él acabará transformando nuestro corazón para descubrir juntos su gran tesoro.

Cada semana te invitamos a seguir su búsqueda con nuestro Calendario de Cuaresma.

¿Te animas a encontralo?

Febrero

Miércoles

14

Miércoles de Ceniza

Domingo

18

I Domingo de Cuaresma

Domingo

25

II Domingo de Cuaresma

Marzo

Domingo

03

III Domingo de Cuaresma

Domingo

10

IV Domingo de Cuaresma

Domingo

17

V Domingo de Cuaresma

Martes

19

San José

Viernes

22

Viernes de Dolores

Domingo

24

Domingo de Ramos