Retablo del altar Mayor

El retablo del Altar Mayor también neoclásico.

Data del año 1827-1830, es obra del retablista José del Cerro, el autor de las talla fue Vitores de la Fuente y del dorado se encargo Manuel del Arroyo, en el año 1833.

Está presidido por una estatua sedente del Apóstol San Pedro, revestido con los ornamentos pontificales y sus atributos propios, es decir, capa pluvial, tiara pontificia que representa los tres poderes, (poder de enseñar, santificar y gobernar).

En su mano derecha sujeta un báculo con las tres cruces, simbolizando las basílicas patriarcales, mientras que en su mano izquierda,  sostiene la llave de la entrada al cielo.

Bajo sus pies, sobre una nube, hay un ángel que recuerda cuando el apóstol fue liberado de las cadenas de su prisión.

El retablo todo ello esta enmarcado por cuatro hermosas columnas con capiteles de estilo corintio, rematadas por adornos dorados.

A ambos lados de San Pedro se encuentran:

San Andrés

A su derecha, San Andrés (hermano de San Pedro), con la cruz aspada en la que fue crucificado y el libro de la Palabra.

A su izquierda San Pablo, representado por la espada (con la que murio) y el Libro de la Palabra de Dios, haciendo referencia a sus cartas.

San Pablo

Bajo la estatua de San Pedro hay un sagrario de metal plateado, que sustituyó a otro de madera con expositor, mesa de altar y un Cristo Crucificado que hace poco fue restaurado.

El sagrario esta escoltado por dos ángeles flamígeros (inicios del siglo XXI), portan dos lámparas.

En la parte derecha del presbiterio podemos apreciar a un cristo crucificado. El cual hace unos años lo podíamos ver en la zona de los confesionarios. 

Desde su restauración en el año XXXX su ubicación paso a ser el el presbiterio.

El Santo Cristo-Calvario, es una imagen de finales del siglo XVI.

Alzando la vista, al finalizar el retablo hay una gran cornisa. En ella podemos apreciar una cúpula en la que admiraremos un fresco en pintura.

El fresco de la cúpula representa el Cielo: La Santísima Trinidad, La Virgen, San Pedro, los ángeles…

El Espíritu Santo, en forma de paloma, se encuentra sobre resplandores dorados.

Retablo Ntra. Sra. de la Blanca

En el retablo de estilo churrigueresco que data de inicios del siglo XVIII, se encuentra la imagen de Nuestra Señora La Blanca, patrona de la cuidad y es la misma que durante siglos fue venerada por los burgaleses en su templo del Castillo.

Esta hermosa imagen vestida, del siglo XVIII que en su mano izquierda sostiene airosamente un diminuto Niño también vestido.

Esta imagen junto a “La Blanca Bajera” llamada así porque era la que se bajaba a la cuidad cuando se hacían las rogativas, proceden del hermoso templo que en su tiempo tuvieron en lo alto del Castillo, junto a la antigua fortaleza y que tras un triste peregrinar de parroquia en parroquia llegan a San Pedro de la Fuente en el año 1831.

Paso Jesús en Oración en el Huerto

Bajo una alta hornacina y sobre una sencilla mesa de altar, de piedra, puede verse el paso procesional de la Oración del Huerto, que procedente de la iglesia de la Merced, llegó a nuestra parroquia en el año 1985 al quedar constituida la Cofradía del mismo nombre.

La talla es obra del imaginero catalán Idelfonso Serra en el año 1901, fue encargada por la Junta de Semana Santa de Burgos.

Fue donado por D. Vicente Alfonso Ortega y su esposa Dña. Juana de Nero, como se puede apreciar en la chapita que hay en la peana del Paso.

Este paso estuvo hasta el año 1941 en la capilla de San Juan Bautista en el interior de la Catedral de Burgos, junto con otros paso de la Semana Santa burgalesa.

Ese mismo año el Paso se traslado a la Iglesia de la Merced, hasta que en el año 1985 se fundó en nuestra parroquia la Cofradía de la Oración en el Huerto y fue traslada ese mismo año a nuestra iglesia.

Iglesia San Pedro de la Fuente

Se encuentra esta iglesia en un lugar privilegiado, sobre un altozano entre las calles Emperador y Benedictinas.

En su exterior es sencilla de líneas, de estilo neoclásico, con un semirosetón por el que penetra la luz y esbelta torre coronada por cuatro campanas y una espadaña junto a la que hacen sus nidos las cigüeñas.

En su interior no es de grandes dimensiones y se caracteriza por su sencillez de líneas y sus bóvedas sin nervios.

Su planta es de cruz latina, como la mayoría de las iglesias cristianas, solamente tiene utilizables dos naves ya que la tercera es de reducidas dimensiones. Levantada sobre grandes pilares sus bóvedas son muy sencillas y carecen de ornamentación.

La iglesia fue construida bajo la dirección del arquitecto Ignacio Zunzunegui, el mismo que hizo el cercano convento de las M.M. Benedictinas.

Breve historia de la iglesia

Extramuros de la ciudad, en la ruta jacobea, se encuentra la parroquia de San Pedro de la Fuente, una de las más antiguas de Burgos. Se sabe que ya en el siglo X existía una iglesia dedicada a San Pedro en este lugar, y junto a ella, en 1.085, el rey Alfonso VI de Castilla, funda el Hospital del Emperador, primero de los que más tarde jalonarían el Camino de Santiago, para cuidado de pobres y peregrinos.

La parroquia ha tenido diversos apellidos a lo largo de su historia: San Pedro extramuros, San Pedro del Barrio, y el actual de San Pedro de la Fuente, debido a una fuente de agua salada que existía en sus proximidades.

La iglesia parroquial que sufrió varias transformaciones a lo largo de los siglos, fue finalmente destruida durante la Guerra de la Independencia, por las tropas napoleónicas en 1.813. La atención pastoral a un buen número de habitantes de este entorno, labradores y ganaderos en su mayoría, hizo que se levantará un nuevo templo, el actual, en 1.823. De estilo neoclásico y en proporciones modestas, las obras fueron encargadas al arquitecto Zunzunegui. 

La fisonomía de esta parroquia ha cambiado profundamente en las últimas décadas. Hoy es una parroquia numerosa y heterogénea, que sin haber perdido del todo el sabor popular del barrio, se abre a un esperanzador futuro. Debido a su crecimiento de población, el año 2.002, se desmembró de ella la actual y moderna parroquia de Ntra. Sra. del Rosario.

Retablo Ntra. Sra. del Rosario

A la izquierda del Altar Mayor encontramos un retablo de estilo  estilo churrigueresco, con gran ornamentación de motivos vegetales a base de roleos.

 

Obra de José Valdán en 1741, dorado por Tomás Zamarro en el mismo año.

En este retablo se venera la bellísima imagen de Ntra. Sra. del Rosario, del siglo XVIII.

mas pag. 197

Es una hermosa talla de madera policromada. Aparece la Virgen sentada y sobre sus rodillas tiene al Niño Jesús, es la llamada Virgen de la Fuente, que desde antiguo era venerada en esta parroquia según consta en un libro manuscrito del año 1568 y que lleva por título “Regla de la Cofradía de Nuestra Sra. de la Fuente”.

En las hornacinas encontramos la talla de Santa Bárbara (izquierda) y de San Pedro en Cátedra (derecha).

La imagen de Santa Bárbara de madera policromada y procedente de la capilla que los artilleros burgaleses tenían en el templo de La Blanca y donde rendian culto a su patrona.

La imagen de San Pedro procedente de la antigua iglesia, y que muchos años desfiló en la procesión del Corpus Cristi, cuando las parroquias formaban parte de ella portando la imagen de su santo patrón.

También fue restaurado en el año ——

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Talla del Salvador (pag. 518)

LA IGLESIA

Breve historia

Extramuros de la ciudad, en la ruta jacobea, se encuentra la parroquia de San Pedro de la Fuente, una de las más antiguas de Burgos.

Iglesia San Pedro de la Fuente

Esta iglesia se encuentra en un lugar privilegiado, sobre un altozano entre las calles Emperador y Benedictinas de San José.

Misma iglesia, tres estilos arquitectónicos diferentes

La primera iglesia era románica, la segunda gótica y la actual es neoclásica. Todas ellas ubicadas en el mismo lugar.

Retablo del Altar Mayor

Un buen ejemplo de obra neoclásica construido en el año 1833.

Retablo Ntra. Sra. del Rosario

El retablo de Ntra. Sra. del Rosario o Virgen de la Fuente es de estilo barroco.

Paso Jesús en Oración en el Huerto

Paso procesional en la Semana Santa burgalesa por la Cofradía de la Oración de Jesús en el Huerto.

Retablo Virgen Blanca

Rddsfasd

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

asdfgdf

Rddsfasd

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Galería Fotográfica ¡A la Cartuja!
San Bruno. Fundador de la orden. Escultura de Manuel Pereira. (1635).
Oración a San Bruno.
Talla de la Inmaculada. Bernardo de Elcarreta. Inscripción: "Felix Coeli Porta" (Feliz puerta al cielo).
Retablo Mayor. Representación de la vida de Cristo: “Infancia, Pasión y Vida Gloriosa”.
Sepulcro con los restos de Juan II e Isabel de Portugal. Cincelados en alabastro.
Sepulcro del Infante Alfonso.
"Ora y Labora."
17 Abril Calendario Semana Santa

Evangelio del día

Lectura Evangelio según san Juan 20, 1-9

El primer día de la semana, el domingo, muy temprano en la mañana, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue a la tumba y vio que la piedra que cubría la entrada había sido movida. Luego corrió al lugar donde estaban Simón Pedro y otro discípulo, el que Jesús amaba, y les dijo: “Se llevaron al Señor de la tumba, y no sabemos dónde lo pusieron”.

Pedro y el otro discípulo, saliendo de allí, fueron a la tumba. Los dos corrieron juntos, pero el otro discípulo corrió más rápido que Pedro y llegó primero. Inclinándose para mirar dentro, vio las sábanas de lino puestas allí pero no entró en la tumba. Poco después llegó Simón Pedro y entró en la tumba. Él también vio las sábanas colocadas allí y la tela que había sido puesta sobre la cabeza de Jesús, no estaba con las sábanas, sino que estaba enrollada a un lado aparte. Entonces el otro discípulo, que había llegado primero, también entró en la tumba. Él vio y creyó. Esto fue así porque todavía no habían entendido la Escritura, ya que era necesario que Jesús resucitase de entre los muertos.

Palabra de Dios.

Reflexión

¿También yo al igual que la Magdalena corro presuroso al encuentro con Jesús?

¿Prefiero encontrar a “Jesús muerto” para ungirlo y que Él no me diga ni me oriente en nada? ¿Soy capaz de encontrarme con Jesús resucitado que obviamente me lanza a una dimensión misionera nueva y no esperada?

¿Voy también corriendo a anunciar a Jesús?

¿Qué cosas necesito yo ver para poder creer?

¿Cuál es mi relación con la Sagrada Escritura? ¿La leo y medito con frecuencia? ¿Creo que Dios me habla a través de la Sagrada Escritura?

¿Cómo manifiesto mi creer en la Palabra de Dios?

Oración

Gracias Señor por tu Palabra Salvadora.

Gracias porque con tu Resurrección das sentido a nuestra vidas.

Queremos estar siempre contigo Señor, no te abandonaremos.

Nos disponemos a orar con la secuencia pascual que nos pone la liturgia de este día.

Ofrezcan los cristianos ofrendas de alabanza a gloria de la Víctima propicia de la Pascua.

Cordero sin pecado que a las ovejas salva, a Dios y a los culpables unió con nueva alianza.

Lucharon vida y muerte en singular batalla, y, muerto el que es la Vida, triunfante se levanta.

«¿Qué has visto de camino, María, en la mañana?» «A mi Señor glorioso, la tumba abandonada, los ángeles testigos, sudarios y mortaja. ¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza!
Venid a Galilea, allí el Señor aguarda; allí veréis los suyos la gloria de la Pascua. »
Primicia de los muertos, sabemos por tu gracia que estás resucitado; la muerte en ti no manda.

Rey vencedor, apiádate de la miseria humana y da a tus fieles parte en tu victoria santa.

Amén.